Marguerite Perey

Bajo la dirección de Marie Curie en el Instituto de Radio, Perey aprendió a aislar y purificar elementos radiactivos, centrándose en el elemento químico actinio (descubierto en el laboratorio de Curie en 1899 por el químico André-Louis Debierne). Perey pasó una década cribando actinio de todos los demás componentes del mineral de uranio, que Curie usó en su estudio de la descomposición del elemento. Marie Curie murió de anemia aplásica solo cinco años después de que Perey comenzara a trabajar con ella, pero Perey y Debierne continuaron su investigación sobre el actinio y Perey fue ascendido a radioquimista.

En 1935, Perey leyó un artículo de científicos estadounidenses que afirmaban haber descubierto un tipo de radiación llamada partículas beta emitidas por el actinio y se mostró escéptico porque la energía reportada de las partículas beta no parecía coincidir con el actinio. Decidió investigar por sí misma, teorizando que el actinio se estaba descomponiendo en otro elemento (un átomo hija) y que las partículas beta observadas en realidad provenían de ese átomo hija. Confirmó esto aislando actinio extremadamente puro y estudiando su radiación muy rápidamente; detectó una pequeña cantidad de radiación alfa, un tipo de radiación que implica la pérdida de protones y, por lo tanto, cambia la identidad de un átomo. La pérdida de una partícula alfa (que consta de 2 protones y 2 neutrones) convertiría al actinio (elemento 89, con 89 protones) en el teorizado pero nunca antes visto elemento 87. Perey nombró al elemento francio, en honor a su país de origen, y se unió a los otros metales alcalinos en el Grupo 1 de la tabla periódica de elementos.

Perey recibió una beca para estudiar en la Sorbona de París, pero debido a que no tenía una licenciatura, la Sorbona le exigía tomar cursos y obtener el equivalente de una licenciatura para cumplir con los requisitos del programa de doctorado antes de que pudiera obtener su doctorado. Se graduó de la Sorbona en 1946 con un Doctorado en Física. Después de obtener su doctorado, Perey regresó al Instituto del Radio como científica senior y trabajó allí hasta 1949.

Perey fue nombrada jefa del departamento de química nuclear de la Universidad de Estrasburgo en 1949, donde desarrolló el programa de radioquímica y química nuclear de la universidad y continuó su trabajo en francium. Fundó un laboratorio que en 1958 se convirtió en el Laboratorio de Química Nuclear en el Centro de Investigación Nuclear, del que se desempeñó como directora. También se desempeñó como miembro de la Comisión de Pesos Atómicos de 1950 a 1963.

Debido a su trabajo con francium, Perey fue nominada cinco veces para un Premio Nobel, pero nunca lo recibió.

Irónicamente, Perey esperaba que francium le ayudara a diagnosticar el cáncer, pero en realidad era cancerígeno, y Perey desarrolló cáncer de hueso que finalmente la mató. Perey murió el 13 de mayo de 1975 (65 años). Se le atribuye la defensa de mejores medidas de seguridad para los científicos que trabajan con radiación.

Los archivos de Perey con materiales que datan de 1929 a 1975 se dejaron en la Universidad de Estrasburgo. Incluyen cuadernos de laboratorio, materiales de curso de su trabajo como profesora de química nuclear, documentos de su dirección de laboratorio y publicaciones. Todos los documentos se encuentran actualmente en los Archivos departamentales del Bajo Rin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.