Los Problemas De Salud Más Comunes Con Labradoodles

Problemas de Salud Comunes Con Labradoodles

Problemas de salud comunes Con Labradoodles

Como estoy seguro de que todos saben a estas alturas, los Labradoodles son un gran perro de familia y son híbridos de Labradores retriever y caniches. Como mestizos, tienen vigor híbrido. Ese es un proceso de mezcla de dos razas, lo que resulta en una mascota que será más saludable que los padres. Sin embargo, hay enfermedades y problemas de salud a los que nuestros Labradoodles pueden estar predispuestos. Estos van desde problemas que son fáciles de tratar, como infecciones básicas del oído, hasta trastornos hemorrágicos que ponen en peligro la vida, como la enfermedad de Von Willebrand.

Su veterinario será fundamental para diagnosticar no solo los problemas de salud actuales de su mascota, sino también para ayudar a predecir qué enfermedades podrían desarrollarse. Esto puede implicar análisis de sangre, como una prueba de ADN, o radiografías, más comúnmente conocidas como rayos X. El tratamiento dependerá de lo que su bebé de piel es propenso o se desarrolla.

Tabla de Contenidos

Los Problemas de Salud Más Comunes con Labradoodles:

  • Infecciones de oído: Una infección común en muchos perros, pero especialmente en los Labradoodles
  • Alergias: Reacciones a sustancias externas
  • Problemas articulares: Afectación de la cadera, el codo o las rodillas
  • Epilepsia: Una afección neurológica que causa convulsiones
  • Atrofia retiniana progresiva: Una afección que causa degradación de la vista
  • Enfermedad de Von Willebrand: Un trastorno que impide la coagulación regular de la sangre.
  • Adenitis sebácea: Una afección menos común, pero aún digna de mención, que afecta la piel y los folículos pilosos.

Los abordaremos uno por uno. Estará al tanto de todos ellos y podrá hablar con su veterinario y/o criador, según corresponda.

#1 Best Seller
La Guía definitiva de Labradoodle

Como propietario de 2 Labradoodles, sé lo difícil que puede ser encontrar buena información. En las más de 60 páginas de este libro, comparto la información, los recursos y los consejos específicos de la raza que desearía haber tenido desde el principio. Le ahorrará tiempo, dinero y un montón de frustración take ¡confíe en mi palabra!

La Guía Definitiva de Labradoodle

Infecciones de oído

Uno de los tipos de infecciones más comunes que vemos en cualquier perro, pero especialmente en los Labradoodles, es una infección de oído. Tienden a ser propensos a estos debido a su conformación del oído. Las orejas flexibles tienen la tendencia a atrapar la humedad y los desechos, lo que prepara a su perro para un crecimiento excesivo de levadura o bacterias. A menudo también tienen vello rizado en las orejas, que también retiene la humedad y los desechos.

A menudo notarás que tu Labradoodle tiene una infección de oído porque comienza a rascarse los oídos. Si miras en los oídos, es posible que veas restos de color marrón oscuro u huelas un olor apestoso. Lleve a su perro al veterinario, y le mirarán los oídos con un otoscopio y lo comprobarán por usted.

Muchos veterinarios también realizarán una prueba llamada citología del oído, en la que toman una muestra de los restos de los canales auditivos y la frotan en un portaobjetos. Este portaobjetos se tiñe y se observa bajo el microscopio para determinar si la levadura o las bacterias están causando la infección.

Una vez que hayan confirmado la infección y lo que la está causando, su veterinario le hará recomendaciones para el tratamiento. Esto puede incluir arrancar el pelo de las orejas de su cachorro para permitir que el medicamento penetre en el canal. Por lo general, recetarán medicamentos y un limpiador que se usa dentro de los canales auditivos. En casos graves, también pueden enviarte a casa con medicamentos orales para tu Labradoodle, como un esteroide para disminuir la inflamación.

Prevención de infecciones de oído

Los veterinarios reciben esta pregunta todo el tiempo. En algunos casos, no pueden determinar cómo surgió la infección, por lo que no se puede prevenir. Más comúnmente, se produjo una situación en la que se acumuló humedad en el canal auditivo. Limpiar las orejas de su perro después de nadar y bañarse es muy importante para ayudar a evitar que esto suceda. Limpio las orejas de mi cachorro después de cada baño y aventura de natación con este limpiador de oídos de Amazon. ¡Funciona genial! Ni una sola infección de oído todavía. 🙂

Alergias

Las alergias no solo afectan a las personas, sino también a nuestras mascotas. Pueden causar picazón, ojos llorosos o hacernos propensos a problemas como infecciones de la piel. Una alergia es básicamente una reacción anormal cuando nuestro cuerpo está expuesto a una sustancia extraña. Esto puede incluir medicamentos, alimentos o incluso polvo. Para algunas personas y animales, los signos de alergia son estacionales, mientras que en otros, duran todo el año.

Las alergias alimentarias son comunes en los Labradoodles más jóvenes, a menudo menores de dos años de edad. Sin embargo, pueden ocurrir en mascotas mayores expuestas a alimentos nuevos. Los dos lugares principales que un perro reaccionará son dentro de las capas de la piel o dentro del intestino. Esto puede significar que una alergia alimentaria al pollo hace que su perro mastique sus patas y tenga heces blandas.

Las alergias ambientales pueden ocurrir en cualquier perro de edad avanzada, pero especialmente en los Labradoodles más viejos. Su cuerpo produce una inmunoglobulina cuando se expone al alérgeno. Al igual que con las alergias alimentarias, puede causar una variedad de signos, desde infecciones de oído hasta brotes de urticaria.

Su veterinario puede hacer un diagnóstico presunto de alergias basado en cómo se ve su Labradoodle durante el mismo, por ejemplo, si tiene su tercera infección de oído en el mismo verano. También pueden llevar a cabo una prueba de alimentos, en la que a su mascota se le aplica una dieta hipoalergénica y no se le alimenta con nada más durante varias semanas. Si los problemas se aclaran, podrían estar relacionados con la comida. Los veterinarios también pueden realizar pruebas de alergia; esto implica pruebas cutáneas intradérmicas o tomar una muestra de sangre y enviarla a un laboratorio.

Hay una amplia variedad de tratamientos para las alergias. Los antihistamínicos, como la difenhidramina, a menudo se usan para combatir la liberación de histamina que ocurre cuando un animal se expone a un alérgeno. También se pueden desarrollar inyecciones para la alergia, que vienen como inyecciones o gotas que puede poner debajo de la lengua de su perro.

En los casos más graves, se pueden usar medicamentos nuevos para combatir los alérgenos de su perro. Estos pueden incluir una inyección llamada Citopunto u medicamentos orales como Apoquel o ciclosporina. Su veterinario trabajará con usted para encontrar la mejor opción de medicamento para usted y su Labradoodle.

La única prevención real para las alergias es la evitación. Eso no es posible en muchas situaciones, especialmente cuando su mascota es alérgica a algo como los ácaros del polvo. Si se basan en alimentos, eliminar esos alimentos de la dieta de su Labradoodle puede ser todo lo que se necesita.

Problemas Articulares

Al igual que sus razas originarias, los Labradoodles pueden ser propensos a la displasia de cadera y codo, así como problemas de rodilla en Labradoodles de tamaño más pequeño. Con el tiempo, estos problemas pueden llevar al desarrollo de cojera, dolor y artritis.

En algunos casos, su veterinario puede diagnosticar un problema articular solo basado en la palpación de las articulaciones, como la displasia de cadera tan grave que la cadera se luxe fuera de posición. Más comúnmente, se necesitan radiografías para diagnosticar los problemas. Dependiendo del temperamento de su Labradoodle y de la articulación que necesita ser fotografiada, la sedación puede ser necesaria para obtener una buena imagen.

El tratamiento de las enfermedades de las articulaciones depende de la gravedad y de la articulación afectada. Si una rodilla se luxa o se sale de su posición, la cirugía es a menudo todo lo que se necesita para corregirla. La cirugía no siempre es una opción y es posible que se requiera medicación. Es probable que su veterinario le ponga a su perro un suplemento para las articulaciones para ayudar a proteger la articulación. Estos son los suplementos para articulaciones más populares en Amazon.

Si su perro siente dolor, puede utilizar medicamentos, como antiinflamatorios no esteroideos. Estos medicamentos son un elemento básico del tratamiento de la artritis y a menudo se usan con otros tratamientos, incluida la gabapentina.

Es muy poco lo que se puede hacer para prevenir problemas de articulaciones en nuestros Labradoodles. En gran parte se remonta al criador. Cuando compre su cachorro, debe asegurarse de que los padres hayan aprobado las pruebas de Rayos X de la Fundación Ortopédica para Animales. Por lo general, se toman imágenes de las caderas y los codos para asegurarse de que no haya displasia. Si lo es, el adulto no debe ser criado, ya que puede transmitir el problema a su descendencia.

Epilepsia

Los labradoodles son propensos a la epilepsia. Esta es una afección neurológica que involucra convulsiones, generalmente episodios repetidos de actividad convulsiva. Estas convulsiones pueden ocurrir como un solo evento o como grupos de convulsiones. Son una interrupción de la actividad cerebral normal y provocan pérdida de conciencia y, a menudo, convulsiones o ataques.

Su veterinario a menudo diagnosticará convulsiones en función de la historia clínica que usted proporcione. Esto incluye una descripción del evento, lo que hizo su perro y cuánto duró. Su veterinario probablemente realizará análisis de sangre para descartar las causas metabólicas de las convulsiones, como la enfermedad hepática.

Hay una amplia variedad de causas de epilepsia, y la más común es la epilepsia idiopática, donde en realidad no sabemos cuál es la causa subyacente. Tiende a ser un problema de salud hereditario, aunque en algunas mascotas, un traumatismo en la cabeza puede causar convulsiones. Otras causas de convulsiones incluyen la exposición a toxinas, insuficiencia renal y tumores.

El tratamiento para la epilepsia depende de la gravedad de las convulsiones. En los casos en que rara vez ocurren, su veterinario puede discutir no poner a su mascota en medicamentos anticonvulsivos o anticonvulsivos. Esto suele ocurrir cuando el riesgo supera el beneficio. En los casos en que su Labradoodle sigue teniendo convulsiones o duran un período prolongado, es probable que su veterinario los administre medicamentos. Hay muchos tipos diferentes de medicamentos anticonvulsivos, algunos de los más comunes son el fenobarbital y el levetiracetam.

En la mayoría de los casos, no hay nada que se pueda hacer para prevenir las convulsiones, aparte de no criar mascotas que tengan epilepsia. Esto se debe a que algunos casos son genéticos. En muchos casos, su veterinario le pedirá que lleve un registro de las convulsiones. Esto es para ver si algunos son prevenibles, como que su cachorro tenga una convulsión cuando juega demasiado duro afuera (Fuente VCA).

Atrofia retiniana progresiva

Otra enfermedad frecuente que afecta a los Labradoodles es la atrofia retiniana progresiva (ARP). Esta es una enfermedad en la que la retina, una parte del ojo, se degenera. Generalmente ocurre bilateralmente, o en ambos ojos, y conduce a la ceguera con el tiempo. A menudo se llama displasia retiniana cuando la enfermedad ocurre en cachorros, mientras que los perros adultos se ven afectados por atrofia retiniana progresiva.

El primer signo de un perro que desarrolla ARP a menudo es la dificultad para ver por la noche. Pueden volverse más asustadizos o tener problemas para moverse en la oscuridad o con poca luz. Su veterinario le realizará un examen oftálmico de los ojos de su Labradoodle. Si nota un problema, como pupilas dilatadas o un cambio en el nervio óptico, podría sospechar de la APR. La retina de su perro a menudo se vuelve hiperreflectante y brilla intensamente. Un examen en particular, llamado electrorretinograma, se realiza en el oftalmólogo para diagnosticar realmente la enfermedad (fuente).

Si a su cachorro se le diagnostica ARP, no hay tratamiento conocido. Algunos veterinarios recomendarán suplementos antioxidantes o vitaminas para ayudar a retardar el deterioro de la retina, pero es difícil determinar su efectividad. Estos suplementos tienden a ser muy seguros, por lo que podrían proporcionar algún beneficio a su perro. Pueden ayudar a minimizar la acumulación de subproductos que son tóxicos para las lentes de los ojos, lo que puede conducir a la formación de cataratas (fuente).

La ARP tiende a ser una enfermedad hereditaria. Se puede prevenir probando Labradoodles de cría con una prueba de ADN. Para la mayoría de los perros, incluidos los Labradoodles, la enfermedad se hereda como un trastorno recesivo, lo que significa que tienen que heredar una copia del gen de ambos padres. Además de no criar mascotas que tengan la enfermedad, sus parientes no deben ser criados, ya que también podrían ser portadores del gen.

Enfermedad de Von Willebrand

Los labradoodles son propensos a una enfermedad genética conocida como enfermedad de Von Willebrand. Es un trastorno en el que no se produce una coagulación normal de la sangre. Esto se debe a un componente faltante conocido como factor de Von Willebrand que permite la unión normal de plaquetas. También es una proteína que indica que la cascada de coagulación se produzca regularmente.

Los síntomas de la enfermedad de Von Willebrand incluyen sangrado o moretones. Esto no tiene que ocurrir solo en el sitio de las lesiones. También puede ocurrir espontáneamente en lugares como las fosas nasales. También puede manifestarse como sangre en la orina o las heces.

La enfermedad de Von Willebrand es el trastorno de coagulación más común que se puede heredar en los perros. Es posible que su veterinario desee realizar pruebas para detectar esta enfermedad antes de realizar una cirugía en su Labradoodle, ya que puede ocurrir en ellos. Hay un análisis de sangre que evalúa el factor de Von Willebrand. Otra prueba simplemente comprueba si su mascota puede coagularse normalmente haciendo un corte en la encía, llamada prueba del tiempo de sangrado de la mucosa bucal.

Su Labradoodle se puede tratar con una transfusión de sangre o plaquetas si tienen la enfermedad de Von Willebrand, especialmente si necesitan someterse a una cirugía, como antes de su castración. Para una mascota que no está teniendo un episodio hemorrágico, es probable que no se requiera tratamiento. En su lugar, debes limitar algunas de las actividades de tu cachorro si existe el riesgo de que se lesione. También se deben evitar los medicamentos que pueden aumentar el riesgo de sangrado, como la aspirina.

Debido a que la enfermedad de Von Willebrand es una enfermedad hereditaria, los perros que la padecen no deben ser criados. Además, los portadores de la enfermedad no deben ser criados, ya que pueden transmitir el gen recesivo a la descendencia, lo que propaga aún más la enfermedad. Siempre debe verificar si su criador se ha hecho la prueba de detección de este problema de salud genética (Fuente PetMD).

Adenitis sebácea

De las posibles enfermedades “comunes” que pueden contraer los Labradoodles, la adenitis sebácea es la menos común. Es una enfermedad inflamatoria y autoinmune. En los perros afectados, las glándulas sebáceas de la piel son objetivos del cuerpo y son atacadas. Estas son glándulas que se encuentran dentro de los folículos pilosos. Como tal, esta enfermedad afecta la piel.

Los síntomas de la adenitis sebácea varían en los Labradoodles. Para muchos, tienen pérdida de cabello que es la misma en ambos lados de su cuerpo. A menudo también tienen el cabello quebradizo que se estera fácilmente. Es más común encontrar estas manchas en la cabeza y el torso de su cachorro. Incluso pueden tener escamas blancas en la piel.

Su veterinario puede diagnosticar presuntivamente adenitis sebácea en el examen físico basado en sus hallazgos. La única forma real de diagnosticarlo es hacer una biopsia de la piel y que un patólogo la evalúe. Están buscando signos como inflamación de las glándulas sebáceas.

Los tratamientos para la adenitis sebácea son variados. Muchas mascotas necesitan antibióticos porque esta enfermedad de la piel ha causado una infección bacteriana secundaria. Otros procedimientos están diseñados para disminuir la inflamación que se está produciendo. Algunas terapias tópicas también son beneficiosas para ayudar a calmar la piel, así como para eliminar las escamas de piel seca que puede tener su mascota. Desafortunadamente, los tratamientos deben continuar durante toda la vida.

La prevención de la adenitis sebácea es más efectiva al no criar perros afectados, ya que puede tener una predisposición genética. Los caniches estándar tienden a ser una de las razas más comunes afectadas, por lo que los Labradoodles también se han cambiado. Como tal, los perros afectados deben retirarse de la piscina de cría (Fuente VCA).

ajuste!

Bien! Ahora que estás paranoico con todas estas posibles condiciones, intentemos traértelo un poco y resumirlo. ¡Los labradoodles en su conjunto tienden a ser una raza de perros muy saludable! Tienen varias enfermedades y trastornos que sus antepasados, el Labrador y el caniche, han heredado. Al comprar un cachorro de Labradoodle, es esencial preguntarle al criador sobre el historial médico de sus padres. Las pruebas de detección, como las radiografías de cadera para detectar displasia de cadera, nos ayudan a predecir qué enfermedades podrían ocurrir en nuestros cachorros.

Con la creciente ocurrencia de pruebas de ADN, muchos paneles genéticos están comprobando enfermedades como la enfermedad de Von Willebrand. Hacerse la prueba a su cachorro también ayudará a su veterinario a determinar otras enfermedades que podrían desarrollar, como la mielopatía degenerativa poco común. Tener esta información puede ayudar a proteger la salud de su mascota en los próximos años.

Incluso si su Labradoodle tiene una de estas enfermedades u otra, hay muchas opciones de tratamiento para ayudarlo a mantenerse saludable y cómodo. Mantener a su mascota suplementos para ayudar a mantenerla saludable también puede ser beneficioso. Muchos veterinarios recomiendan suplementos para las articulaciones, que ayudan a proteger las articulaciones, y aceites de pescado, que pueden ayudar con la salud de las articulaciones y el pelaje. Sin embargo, siempre recuerde discutir cualquier suplemento que esté dando con su veterinario para que pueda hacer recomendaciones adecuadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.