Declaración de Posición sobre Acupuntura Láser

El LÁSER, acrónimo de Amplificación de Luz por Emisión Estimulada de Radiación, se desarrolló a principios de los años 60 y es una forma de radiación electromagnética, en la región visible o infrarroja del espectro de luz, generada por la estimulación de un medio, que puede ser sólido o gaseoso, en condiciones especiales. El haz de luz así generado tiene usos en casi todas las áreas de la tecnología que existen hoy en día.
El láser se utilizó por primera vez en el campo de la medicina como un haz enfocado de alta potencia con efectos fototérmicos en los que el tejido se vaporizaba por el calor intenso. Durante la fase inicial de su uso como herramienta quirúrgica, se observó que parecía haber menos dolor e inflamación después de la cirugía láser que la cirugía convencional.
Se postuló que este efecto estaba relacionado con el uso de láseres quirúrgicos con un modo de haz gaussiano (ver figura) En este modo, la potencia del láser es más alta en el centro del haz con la potencia que luego cae en una curva en forma de campana con la potencia más débil en la periferia del haz que se difunde hacia los tejidos intactos 2. Este fenómeno fue llamado el “fenómeno alfa” 35. Por lo tanto, se postuló que el segmento de” baja potencia ” del haz era responsable de la disminución del dolor y la inflamación en la herida. Los trabajadores sobre el terreno reconocieron este efecto. Se fabricaron dispositivos láser en los que las densidades de potencia y las densidades de energía del láser se redujeron a un punto en el que no se produjeron efectos fototérmicos, pero los efectos fotosmóticos, fotoiónicos y fotoenzimáticos seguían operativos. Por lo tanto, el uso de láser” frío “o láser” suave”, como se le conocía por primera vez, entró en uso médico.

La primera aplicación experimental de láser de baja potencia en medicina fue reportada por primera vez en 1968 por Endre Mester en Hungría. Describió el uso de láseres de rubí y Argón en la promoción de la curación de úlceras crónicas. En 1974, Heinrich Plogg de Fort Coulombe, Canadá, presentó su trabajo sobre el uso de la “acupuntura sin agujas” y la atenuación del dolor. Las primeras aplicaciones clínicas del láser de diodo GaAlAs aparecieron en la literatura en 1981.
Desde entonces, se han lanzado al mercado una multitud de dispositivos, de muchos países diferentes, que generan una variedad de rayos láser de potencia, longitudes de onda, frecuencias y afirmaciones de efectos clínicos variables.
Su uso está ahora muy extendido en casi todas las especialidades médicas, especialmente dermatología, oftalmología y acupuntura médica.
Japón y varios países escandinavos están a la vanguardia del trabajo de investigación clínica con láser. La terapia láser de bajo nivel (LLLT) también se utiliza en Australia, Canadá, Francia, Corea, República Popular China, Reino Unido y muchos otros países. Una unidad de investigación de reparación de tejidos, que examina los efectos del láser, ahora existe en el Hospital Guy, Londres. Muchos centros de investigación se están desarrollando en todo el mundo.
Cabe señalar que las máquinas láser son ampliamente utilizadas por fisioterapeutas, cirujanos veterinarios3, así como por profesionales de terapias alternativas. No está regulado por ninguna autoridad en la actualidad, aparte de la necesidad de que el equipo cumpla con las regulaciones de seguridad estándar australianas.
El objetivo de este documento de posición es presentar las opiniones actuales del Colegio Australiano de Acupuntura Médica sobre el uso del láser.
Los efectos fotoquímicos de la luz en medicina son bien conocidos, por ejemplo, la luz azul es absorbida por la bilirrubina y, por lo tanto, sufre un cambio fotoquímico. Esta es la base del tratamiento de la ictericia neonatal. Otro uso es el de la luz ultravioleta para tratar la psoriasis en el tratamiento con PUVA. El uso del láser como mecanismo para inducir cambios fotoquímicos en los tejidos es una extensión de este efecto.
El láser tiene tres características que lo hacen diferente de la luz ordinaria. Es monocromático, paralelo y coherente. Es la última característica que es el factor más significativo en la penetración de la piel, lo que permite que se produzca un efecto fotoquímico en tejidos más profundos. El espectra1 de absorción se puede trazar para cualquier sistema químico o biológico. En cualquier entorno clínico, la absorción del láser y, por lo tanto, su efecto biológico dependen de la pigmentación de la piel, la cantidad de grasa, el agua y la congestión vascular de los tejidos.
La penetración del láser en los tejidos se cae de manera exponencial. Por lo tanto, el aumento de la potencia del láser aplicado a los tejidos no resulta en un aumento lineal del efecto biológico.
Una vez absorbido, se puede inducir un efecto fotoquímico mediante los siguientes mecanismos

1. Neuronal: El láser causa cambios in vitro en los potenciales de acción nerviosa, velocidades de conducción y latencias distales. La evidencia experimental incluye el trabajo de Bishko en Viena, donde demostró un alivio significativo del dolor después de la estimulación con HeNe de baja potencia y láser infrarrojo de los puntos de acupuntura. Walker demostró un aumento de los niveles de serotonina en pacientes con dolor crónico después del tratamiento con láser HeNe de baja potencia 46.
2. Fotoactivación de enzimas: un fotón puede activar una molécula enzimática que a su vez puede procesar miles de moléculas de sustrato 1. Este mecanismo proporciona un marco teórico en el que una cantidad muy pequeña de energía puede causar efectos biológicos muy significativos.
Se cree que los fotoaceptores primarios, activados por láser, son flavinas, citocromos (pigmentos en la cadena respiratoria de las células) y porfirinas 14,15. Se encuentran en las mitocondrias. Pueden convertir la energía láser en energía electroquímica.
Se postula que la siguiente reacción es activada por láser 1:
Dosis bajas de estimulación láser ATP en mitocondrias activación de la bomba Ca++ Ca++ en el citoplasma (a través de canales iónicos) proliferación celular de mitosis. Dosis más altas de estimulación láser hiperactividad de la bomba Ca++/ATPasa y escape de las reservas de ATP de la célula explotan las fallas para mantener la presión osmótica de la célula.
3. Cambios vibracionales y rotacionales en las moléculas de la membrana celular: La radiación infrarroja da lugar a la rotación y vibración de las moléculas en la membrana celular, lo que lleva a la activación de la bomba Ca++, como en la cascada anterior.
Diferentes longitudes de onda pueden estimular diferentes respuestas tisulares que pueden ser sinérgicas y, por lo tanto, producir mejores efectos clínicos.
Es esencial que el practicante comprenda los parámetros básicos de la física del láser para lograr los mejores resultados en cualquier entorno clínico dado.
Longitud de onda La longitud de onda de un láser está determinada por el medio a partir del cual se genera. Las longitudes de onda de los láseres de baja potencia de uso clínico común en Australia hoy en día son 632,8 nm ( Helio Neón, gas) en el rango de luz visible, 810 nm (Galio/ Aluminio /Arseniuro, diodo) y 904 nm (Galio/Arseniuro, diodo) en la región infrarroja del espectro de luz. Otras longitudes de onda se utilizan con mayor frecuencia en entornos quirúrgicos. La longitud de onda es el determinante principal de la penetración del tejido. Los láseres que penetran menos profundamente son adecuados para la estimulación del punto de acupuntura y la bioestimulación. Los láseres infrarrojos penetran más profundamente y se utilizan en la estimulación de tejidos más profundos, como los puntos de activación.
Energía
La energía es una medida de la dosis de láser administrada en cualquier tratamiento.
La energía láser, en julios, se calcula a partir de la fórmula:
Julios = Vatios x Segundos
Se puede ver de esta fórmula que la energía, expresada en julios, está relacionada con la potencia del láser y la duración de la irradiación, de modo que un láser de mayor potencia tarda menos en generar el número requerido de julios que un láser de menor potencia. La gama de potencias de los dispositivos láser utilizados en Australia varía de 1,5 a 100 mW. Los principios de dosificación láser deben ser entendidos por los usuarios, ya que algunos efectos clínicos, especialmente con láseres de mayor potencia, parecen estar relacionados con la dosis. Los puntos de acupuntura se estimulan con energía que oscila entre 0,01 y 0.05 julios / punto, mientras que los puntos desencadenantes se pueden estimular con 1-2 julios / punto o más, dependiendo de la profundidad del tejido.
Densidad de energía
Este parámetro se utiliza en el cálculo de dosis para la bioestimulación de heridas y se calcula como:
Densidad de energía (J/cm2) = Vatios x Segundos/Área de tamaño de punto láser (cm2)
4J/cm2 se considera la dosis óptima para la bioestimulación, sobre la base de hallazgos empíricos.
Densidad de potencia
Esta es una medida del efecto térmico potencial del láser y se fija por las características de la máquina para cualquier salida de potencia y tamaño de punto dados. Se calcula a partir de la fórmula:
Densidad de potencia (Vatios/cm2) = Vatios/área de la punta de la sonda (cm2) 10,000 mW/cm2 producirá una sensación de calor
Una amplia gama de condiciones son susceptibles de gestión por láser 2,3,4,5, 42. Muchas de ellas incluyen afecciones que no responden o no responden a las terapias físicas o farmacológicas actuales,como la osteoartritis16, 18, el dolor de espalda17,la neuralgia posherpética19 , 20,la inflamación pélvica crónica44 y la artritis reumatoidea22, 31.

El láser se puede usar de tres maneras diferentes

1. Para estimular los puntos de acupuntura
El láser se utiliza para estimular los puntos de acupuntura utilizando las mismas reglas de selección de puntos que la acupuntura con aguja. La acupuntura con láser se puede usar únicamente o en combinación con agujas para cualquier afección dada durante un curso de tratamiento.
2. Para tratar los puntos desencadenantes
En algunas afecciones músculo-esqueléticas, se pueden utilizar dosis más altas de láser para desactivar los puntos desencadenantes. Los puntos desencadenantes se pueden encontrar en músculos, ligamentos, tendones y periostio. La irradiación directa sobre tendones, márgenes de articulaciones, bursas, etc. puede ser eficaz en el tratamiento de afecciones en las que los puntos desencadenantes pueden desempeñar un papel. Los niños y los ancianos pueden requerir dosis más pequeñas. Las áreas de piel gruesa o músculo pueden requerir dosis más altas para la penetración que las áreas de piel más fina, por ejemplo, las orejas.
3. Para promover la curación

Los efectos bioestimulantes del láser se han investigado ampliamente tanto in vivo como in vitro .
La evidencia experimental in vitro ha demostrado la aceleración de la síntesis de colágeno en cultivos de fibroblastos debido a la aceleración de la tasa de transcripción de ARNm del gen del colágeno. La actividad de la superóxido dismutasa aumenta (esto disminuye las prostaglandinas). Esto se postula como un mecanismo de reducción del dolor y el edema. Otros efectos son: inhibición de la producción de procolágenos en cultivos de fibroblastos queloides cutáneos humanos y estimulación de la fagocitosis por macrófagos, aumento de la proliferación de fibroblastos, así como una amplia variedad de respuestas celulares.
Los efectos in vivo demostrados en animales incluyen una mayor formación de tejido de granulación y un aumento de las tasas de epitelización en heridas irradiadas con láser, estimulación de células T supresoras, aumento de la germinación de nervios colaterales y regeneración de nervios dañados en ratas y reparación de tendones y ligamentos en caballos de carreras.
Los efectos bioestimulantes del láser se rigen por la Ley de Biología de Arndt-Schultz, es decir, los estímulos débiles excitan la actividad fisiológica, los estímulos fuertes la retardan. La implicación de esto para la cicatrización de heridas es que, a medida que el tratamiento de una herida continúa y parece haber una desaceleración de la cicatrización, puede ser necesaria una reducción de la dosis del láser. En virtud de la Ley de Arndt-Schultz y la respuesta cambiante de los tejidos, lo que originalmente era una dosis estimulante de láser puede haberse convertido en una dosis inhibitoria de láser. La densidad energética óptima para la bioestimulación, basada en la experiencia clínica actual, es de 4J / cm2. La dosis debe ajustarse en función de la respuesta individual.

Los efectos bioestimulantes del láser se pueden utilizar en las siguientes condiciones:

1. la promoción de la curación de heridas, por ejemplo, úlceras venosas y arteriales, quemaduras, úlceras por presión.
2. tratamiento de infecciones de la piel como herpes zóster, labiales y genitales.
3. tratamiento de úlceras aptosas.

El láser puede tener un efecto de mejora en la curación dondequiera que esté presente la inflamación.
Pueden producirse efectos bioinhibitorios del láser a dosis más altas, por ejemplo, 8J / cm2. El tratamiento de las cicatrices queloides ha tenido éxito con estas dosis. Se utilizan láseres de clase 4.
Reimpreso con permiso de Standards Australia de Australian Standard: Laser Safety AS 2211-1991

1. Smith K. C. Light and Life: The Photobiological Basis of the Therapeutic Use of Radiation from Losers (en inglés). Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 11-18.
2. Oshiro T. An introduction to LLLT (en inglés). Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 36-47.
3. Motegi M. Terapia Láser de Baja Reactividad en Japón. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T y Calderhead R. G. pp75-80.
4. Chow R. T. Results of Australia-wide survey into Laser use (en inglés). Revista de la Sociedad Australiana de Acupuntura Médica: Vol 12, No 2, 1994: 28-32
5 .Greenbaum, G. M. The Bulletin of the Australian Medical Acupuncture Society; Volume 6, No. 2, 1987.
6. Cassar E. J. LLLT en Australia. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 63-65.
7. McKibbin L. S. y Downie R. LLLT en Canadá. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 66-70.
8. Goepel Roland, MD. Terapia Láser de Bajo Nivel en Francia. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T y Calderhead R. G. pp 71-74.
9. Terapia Láser de bajo nivel Reactivo Motegi Mitsuo en Japón. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 77-80
10. Profesor Jae Kyu Cheun. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 81-82.
11. Profesor Yo-cheng Zhou. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 85-89.
12. Moore, Kevin C. Terapia Láser de bajo nivel en el Reino Unido. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 94-101.
13. Dyson, M. Aspectos celulares y subcelulares de la Terapia Láser de Bajo Nivel. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 221-224.
14. Lubart, R., Friedmann, H., Faraggi, A. y Rochkind, S. (1991). Hacia un mecanismo de fototerapia de baja energía. Terapia láser, 1991; 3: 11-13.
15. Smith, Kendric C. (1991). La base fotobiológica de la radioterapia láser de bajo nivel. Terapia láser, 1991; 3: 19-24.
16.Gartner, C (1992). Terapia láser de bajo nivel reactivo (LLLT) en reumatología: una revisión de la experiencia clínica en el laboratorio del autor. Terapia láser, 1992; 4: 107-115.
17.Ohshiro, T. y Shirono, Y. (1992). Estudio retroactivo en 524 pacientes sobre la aplicación del láser de diodo GaAlAs de 830 nm en terapia láser de bajo nivel reactivo (LLLT) para lumbago. Terapia láser, 1992; 4: 121-126.
18.Trelles, M. A., Rigau, J., Sala, P. Calderhead, G. and Oshiro.T. (1991). Láser de diodo infrarrojo en láser de bajo nivel reactivo (LLLT) para osteoartrosis de rodilla. Terapia láser, 1991, 3: 149-153.
19.Kemmotsu, O., Sato, K., Furumido, H., Harada, K., Takigawa, C., Kaseno, S., Yokota, S., Hanaoka, Y. and Yamamura, T. (1991). Eficacia de la terapia láser de bajo nivel reactivo para la atenuación del dolor de la neuralgia posherpética. Terapia láser, 1991; 3: 71-75.
20. McKibbin, Lloyd S. and Downie, Robert. (1991). Tratamiento de la neuralgia postherpética con un láser de baja energía incidente de 904 nm (infrarrojo): un estudio clínico. Terapia láser, 1991, 3: 35-39.
21. Rigau, J., Trelles, M. A., Calderhead, R. G. and Mayayo, E. (1991). Cambios en la proliferación y el metabolismo de los fibroblastos tras la irradiación láser de helio-neón in vitro. Terapia láser, 1991; 3: 25-33.
22. Asada, K., Yutani, Y., Sakawa, A. y Shimazu, A. (1991). Aplicación clínica del láser de diodo GaAlAs 830nm en el tratamiento de la artritis reumatoide. Terapia láser, 1991; 3: 77-82.
23. Zheng, H., Qin, J-Z, Xin H. and Xin S-Y. (1993). Acción activadora de la radiación láser de neón de helio de bajo nivel sobre macrófagos en el modelo de ratón. Terapia láser, 1993, 4: 55-58.
24.Lubart, R., Friedmann, H., Peled, I. y Grossman, N. (1993). Efecto de la luz sobre la proliferación de fibroblastos. Terapia láser, 1993; 5: 55-57.
25. Karu, T. (1992). Derepression del genoma tras irradiación de linfocitos humanos con láser He-Ne. Terapia láser, 1992, 4: 5-24.
26.Calderhead, R. Glen (1991). Watts a Joule: sobre la importancia de la información precisa y correcta de los parámetros láser en la terapia láser de bajo nivel reactivo y la investigación de fotobioactivación. Terapia láser, 1991; 3: 177-182.
27. Bolton, P., Young, S. y Dyson, M. (1991). Respuesta de los macrófagos a la terapia de luz con diferentes densidades de potencia y energía. Terapia láser, 1991; 3:105-111.
28. Matsumura, C., Murakami, F. y Kemmotsu, O. (1992). Efecto de la terapia con láser de Helio y neón (LLLT) en la cicatrización de heridas en una úlcera vasculogénica tórpida en el pie: reporte de un caso. Terapia con láser, 1992; 4: 101-105. 29. Smith, Kendric C. (1991). La base fotobiológica de la radioterapia láser de bajo nivel. Terapia láser, 1991; 3: 19-24.
30. Wolbarsht M. L. & Sliney D. H.: Seguridad en LLLT. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 31-35
31. Asada K., Yasutaka, Y., Kenjirou Y., Shimazu A. Eliminación del dolor de la Artritis Reumatoide y Aplicación de Terapia con Láser de Diodo a la Rehabilitación de Articulaciones. Progreso en Terapia Láser. Documentos seleccionados de la primera reunión de la Asociación Internacional de Terapia Láser, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 124-129.
32. T., Wang Li-shi, y Yamada H. A Review of Clinical Applications of LLLT in Veterinary Medicine. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 162-169.
33. Terashima y., Kitagawa M., Takeda O., Sago H., Onda T and Nomuro K. Clinical Application of LLLT in the Field of Obstetrics and Gynaecology. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 191-196
34. Pontinen Pekka J. Terapia Láser de Bajo Nivel como Modalidad de Tratamiento Médico. Art Urpo Ltd. pp 37-38 1992
35. Calderhead R. Glen. Terapia Láser Simultánea de Bajo Nivel Reactivo en Cirugía Láser: el fenómeno alfa”, explicó. Progreso en Terapia Láser. Selected Papers from the first meeting of the International Laser Therapy Association, Okinawa, 1990. Eréctil. Oshiro T and Calderhead R. G. pp 209-213.
36.Mikhailov, V. A., Skobelkin, O. K., Denisov, I. N., Frank, G. A. y Voltchenko, N. N. (1993). Investigaciones sobre la influencia de la irradiación láser de diodo de bajo nivel en el crecimiento de tumores experimentales. Terapia con Láser, 1993; 5: 33-38
37. Schindl, L., Kainz, A. y Kern, H. (1992). Efecto de la irradiación láser de bajo nivel en úlceras indolentes causadas por la enfermedad de Buerger; Revisión de la literatura e informe preliminar. Terapia láser, 1992, 4: 25-29.
38. Matsumura, C., Ishikawa, F., Imai, M. and Kemmotsu, O. (1993). Efecto útil de la aplicación de LLLT de helio-neón en un caso en etapa temprana de Herpes Zóster: reporte de un caso. Terapia láser, 1993; 5: 43-46.
39. Mester Andrew F. M. D. y Mester Adam M. D. Bioestimulación Láser en la Curación de Heridas. Láseres en Cirugía General. Williams & Williams Publ.
40. Mester Endre et al. Los Efectos Biomédicos de la Aplicación Láser. Láseres en cirugía y medicina 5: 31-39 1985
41. Bischko Johannes J. M. D. Uso del Rayo Láser en Acupuntura. Acupuntura & electroterapéutica. Res. Int. J.. Vol 5, pp 29-40, 1980.
42. Choi Jay J. M. D. Una comparación de Electroacupuntura, TENS y Fotoestimulación Láser para el Alivio del Dolor y la Excreción de Glucocorticoides. Un Informe De Caso. Acupuntura & electroterapéutica. Res. Int. J.. Vol 11, pp 45-51, 1986.
43. Kreczi T. M. D., Klingler D. M. D. Comparación de Acupuntura Láser vs Placebo en Síndromes de Dolor Radicular y Pseudoradicular Registrados por las Respuestas Subjetivas de los Pacientes. Acupuntura & electroterapéutica. Res. Int. J.. Vol 11, pp 207-216, 1986 1980.
44. Xijing Wu & Yulan Cui. Observaciones sobre el efecto de la Radiación de puntos de Acupuntura láser He-Ne en la Inflamación Pélvica Crónica. Journal of Traditional Chinese Medicine 7 (4): 263-265, 1987.
45. Walker J. Alivio del Dolor Crónico mediante Irradiación Láser de Baja Potencia. Neuroscience Letters, 43 (1983) 339-344.
Antes de cualquier tratamiento de acupuntura con láser, es necesaria una consulta inicial, que incluya la historia clínica, el examen y las investigaciones apropiadas de la queja que se presenta, para llegar a un diagnóstico.
1-según lo determinado por la acreditación
2-según lo determinado por la revisión por pares
Australian Medical Acupuncture College
Los médicos deben cumplir con los requisitos estándar australianos con respecto al uso de protección ocular. Consulte los apéndices correspondientes para obtener información específica. La potencia por sí sola es solo un parámetro utilizado para determinar la clase de láser. No confíes solo en el poder. Un láser con una potencia de tan solo 10 Mw puede clasificarse como láser 3B.
Efectos secundarios que pueden experimentar los pacientes:
Mareos * desmayos * náuseas * cansancio * dolor de cabeza * cambio en el lugar del dolor * aumento del dolor….”reacción al tratamiento”. Advierta a los pacientes que pueden sentir más dolor en las primeras 24 horas de tratamiento. Esta reacción tiende a disminuir con los tratamientos posteriores. Algunos estudios han mostrado una exacerbación entre el tercer y el quinto tratamiento. El paracetamol suele ser suficiente para la analgesia.
Precauciones
No brille con láser a través de las pupilas al tratar alrededor de los ojos • sin láser a las fontanelas de los bebés
Condiciones que pueden tratarse pero que requieren experiencia y precaución • tejidos tumorales • embarazo • epilepsia inestable
Apéndice 1
CLASIFICACIÓN DE LOS LÁSERES
Introducción:
Debido a los amplios rangos posibles de longitud de onda, contenido de energía y características de pulso de un rayo láser, los riesgos que surgen en su uso varían ampliamente. Es posible considerar el láser como un solo grupo al que se pueden aplicar límites de seguridad comunes.
Descripción de las clases de láser:
Los productos láser se agrupan en cuatro clases generales para cada una de las cuales se especifican límites de emisión accesibles.
CLASE 1: los láseres son aquellos que son inherentemente seguros (de modo que el nivel de exposición máximo permitido no se puede exceder bajo ninguna condición) o son seguros en virtud de su diseño de ingeniería (consulte la Tabla 1, Norma australiana: AS 2211-1991 para obtener detalles específicos).
CLASE 2: son dispositivos de baja potencia que emiten radiación visible e invisible y que pueden funcionar en modo CW o pulsado. (para más detalles, véanse los cuadros 1 y 11, Norma australiana: AS 2211-1991).
Nota: Estos láseres no son intrínsecamente seguros, pero la protección ocular normalmente se proporciona mediante respuestas de aversión, incluido el reflejo de parpadeo.
CLASE 3 A: son láseres que emiten niveles de radiación más altos que la clase 11. Por ejemplo, en el rango visible (400-700nm) pueden tener una potencia de salida en onda continua de hasta 5 Mw, siempre que la irradiación máxima en cualquier punto del haz no exceda de 25W.m.-2. (consulte la Tabla 111, Estándar australiano: AS 2211-1991 para límites específicos dependientes de longitud de onda y tiempo)
CLASE 3 B (Restringido): son láseres que funcionan a los mismos niveles de potencia que la Clase 3A, pero tienen niveles más altos (menores o iguales a 50 W.m.-2) de irradiación. Podrán utilizarse en condiciones de luz diurna, cuando el diámetro de la pupila no sea superior a 5 mm, con los mismos controles que para la clase 3A. cuando se utilicen en condiciones de menor iluminancia, los controles de seguridad adecuados como los especificados para la clase 3B.
Los láseres de clase 3B pueden emitir radiación visible y/o invisible a niveles que no superen los límites de emisión accesibles especificados en el Cuadro IV de la Norma australiana, Seguridad del láser. Los láseres de onda continua no pueden exceder los 0,5 W y la exposición radiante de los láseres pulsados debe ser inferior a 105 JM -2 (consulte la Tabla IV, Estándar australiano: Como 2211-1991 para detalles específicos dependientes de la longitud de onda y el tiempo)
El desgaste ocular estará disponible en todas las áreas de peligro donde la clase 3B, distinta de la Clase 3B(restringida)

UNIDADES LÁSER

ANDERTRON
Diodo Emisor de luz No Coherente de banda estrecha (N. B. N. C. L. E. D.)

Potencia de salida 1 MW/cm cuadrado

Frecuencia de modulación 1618 Hz

Voltaje de la batería 9V

Consumo de corriente promedio 28MA

Múltiples longitudes de onda disponibles

Infrarrojos 820-904 nm……………Rojo visible 660 nm

Naranja opcional 635 nm………………..Amarillo 585 nm

Verde 565 nm…………………………………..Azul 470 nm

Dirección de compra
Dr. M. E. Anderson

Apartado de correos 6273

Dunedin Norte. NZ

Comentarios: Ligero, económico

Rango de diferentes longitudes de onda

Temporizador ajustable

Lo suficientemente económico para que los pacientes compren

ARTÍCULOS ESPECÍFICOS

El uso de Láseres en Acupuntura Médica – Geoff Grenbaum Enero de 1997
Los láseres de bajo nivel se han utilizado en Acupuntura Médica ahora para al menos los últimos veinte años. Todavía hay mucha confusión en cuanto a si funcionan, es decir. es solo placebo, y también los parámetros físicos de los diversos láseres disponibles en cuanto a cuál es el láser ideal o correcto para usar. Gran parte del comentario está mal informado y está motivado por intereses comerciales. El otro uso de la LLLT para fisioterapia, y la cicatrización de heridas sin utilizar técnicas de acupuntura, no se discutirán en esta descripción general.
Por lo tanto, necesitamos discutir estos dos factores.
Hay una gran cantidad de artículos científicos que describen el uso de la TLLI en la acupuntura para una variedad de problemas. Desafortunadamente, la mayoría de estos documentos, aunque muestran resultados positivos, no son científicamente sólidos. Nuestra propia experiencia en la clínica de PANCH ha demostrado en una auditoría continua de los pacientes, resultados comparables con la acupuntura con aguja, utilizando una escala visual analógica simple para proporcionar resultados. Este estudio ha estado en curso desde hace doce años. Sin embargo, no es útil para un comentario con base científica.
Por lo tanto, es bueno tener en cuenta que un estudio con base científica del TLBI utilizado para la estimulación de acupuntura realizado en Melbourne en 1996 por el Dr. Gordon Wallace como base para su tesis para su Maestría en Medicina Familiar en la Universidad de Monash, ha mostrado un resultado muy positivo. Creo que podemos estar seguros de que esta modalidad de estimulación en la terapia de acupuntura funciona, como siempre hemos sentido todos los que la usamos ampliamente.
El otro problema es más difícil, y aún no tiene respuestas. Mi experiencia personal ha sido con láseres de salida muy baja, con satisfacción, pero otros sienten que es necesaria una mayor potencia y modulación de la forma de onda. Naturalmente, esto se suma al gasto del dispositivo y esto debe tenerse en cuenta en la compra de cualquier máquina.
Un factor importante en lo que respecta a Australia es el mantenimiento y la reparación y, por esta razón, recomendaría encarecidamente comprar un láser hecho en Australia. Hay tres o cuatro variedades, todas las cuales parecen estar bien hechas y adheridas a los “Estándares”necesarios.
¿Utilizamos láseres de gas HeNe, o uno de los muchos dispositivos de diodo láser, ya sea en el rango visible o en el infrarrojo? Todos parecen funcionar bien en la situación clínica. Por lo tanto, la apariencia y las cualidades físicas de la máquina afectarán su decisión de comprar una u otra variedad. Mi preferencia siempre ha sido por el láser de gas HeNe de 1,5 mw, pero estos se están volviendo obsoletos, probablemente debido a factores comerciales, ya que el diodo láser es mucho más barato de producir. ¿Tan luz visible a unos 670 nm, o infrarroja a unos 830 nm??
Ambos funcionan, pero prefiero la luz roja como puedo verla, y para los momentos en que quiero dirigir el láser sobre la piel, o en la boca o la nariz, prefiero ver dónde está el rayo. También existe el problema de daño a la retina si el haz brilla inadvertidamente a través de la pupila, ya que no hay reflejo de parpadeo protector, con infrarrojos.
Dudo que, en el contexto de la acupuntura médica, sea deseable una producción superior a 10 mw, y probablemente 4-5 mw sea muy satisfactoria.
Los parámetros que necesita saber son la salida en milivatios, el tamaño de punto en mm y el tiempo en segundos. Si la máquina produce modulación, entonces necesitamos saber si la salida es continua o a qué frecuencia se establece la modulación. A los efectos de la estimulación de la acupuntura, no creo que se requiera modulación, pero eso es cuestionable. Se ha postulado que se requiere un mínimo de 1 mw y 10-12 segundos para producir cualquier tipo de reacción
¿Qué compraría ahora? Después de años de usar muchas de estas máquinas, elegía el láser más barato que tenía una luz roja visible, del orden de 5-10 mw, y tenía un temporizador incorporado. ¡Las características físicas de las que están disponibles actualmente en Australia determinarán cuál es la adecuada para mí!!
Uso el láser en lugar de la aguja. No es necesario detallar los horarios de tratamiento, ya que están dictados por el uso de acupuntura. Basta con decir que en algún lugar entre 0.Deben utilizarse 03 y 0,5 julios de energía por punto.
Para una discusión mucho más detallada sobre el LLLT en acupuntura médica, vea la “Declaración de posición Láser” de AMAC de 1995.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.